850 km de espléndidas playas bañadas por el océano atlántico

En Portugal se destacan las playas en Algarve, sur del País, conocidas por sus temperaturas calientes, sus aguas cristalinas, la arena suave, con hermosos acantilados y formaciones rocosas.

Algunas de las playas más emblemáticas se encuentran en Algarve, en una zona conocida por Costa de Oro, derivado del color amarillo/oro de las rocas que envuelven esta playa. Está protegida del viento y cuenta con agua tranquila y limpia. Se encuentra entre acantilados rocosos y es un buen local para la práctica del buceo para observar tanto fauna como flora marina. Dentro del agua, con unas gafas y aletas de buceo, descubres un colorido diferente: algas, estrellas de mar, erizos, camarones o bancos de pequeños peces pueblan los bloques rocosos inmersos. Y desde el pequeño mirador al que se llega en el acceso a la playa se pueden apreciar las curiosas formaciones rocosas carbonatadas esculpidas por las aguas dulces y saladas: barrancos, grutas, restos de grutas y cuevas.

Pero la costa portuguesa tiene 943 km en Portugal continental, 667 en Azores y 250 en Madeira. Mucho para elegir, sea en Cascais, a 30 km de la capital Lisboa, sea en Puerto Santo (isla de Madeira), sea en Nazaré – conocida mundialmente por sus olas gigantes para los surfistas – todas estas playas se están revelando al mundo entero, a cada día que pasa.

 

navigate_before
navigate_next

 

Sierras y parques naturales de exuberante belleza

En un pequeño territorio, Portugal concentra paisajes y especies tan variadas, que hacen de cualquier viaje, por pequeña que sea, un placer de descubrimiento.
De las montañas imponentes a las vastas llanuras, a la costa recortada bañada por el océano impetuoso, el país tiene de todo un poco.
Antes de Sintra no existía la categoría Paisaje cultural, ya que fue creada por la UNESCO para distinguir a una sierra y un parque natural de exuberante belleza, salpicados de palacios y quintas llenos de historia y cultura.
Y hay todavía las islas de Madeira y de las Azores, oasis de calma y tranquilidad en pleno Atlántico, con vegetación exuberante, volcanes extinguidos y cuevas repletas de esculturas naturales.

 

navigate_before
navigate_next